Deportes

Cómo convertirse en el mejor guardia de tiro


La leyenda de la NBA, Michael Jordan, es posiblemente el mejor escolta de todos los tiempos.

A. Messerschmidt / Getty Images Sport / Getty Images

El aspecto más fundamental para convertirse en un buen escolta en el baloncesto es la habilidad para sumar puntos, especialmente desde el perímetro. El escolta suele ser el tirador puro más eficiente del equipo. La capacidad de anotar en tiros de salto de largo y medio alcance despeja la pintura para oportunidades de anotación adicionales porque obliga a la defensa a jugar más agresivamente en el perímetro. Además, los escoltas también deben jugar una defensa fuerte y mantener habilidades atléticas de manejo de la pelota. Los mejores guardias de tiro maximizan la oportunidad de anotar de un equipo al mostrar habilidad explosiva en casi todas las facetas del juego.

Cómo convertirse en un buen guardia de tiro

1.

Practique un par de principios clave, como dominar el tiro en salto de rango medio y aprender a leer la defensa para crear miradas abiertas. Los guardias de tiro que pueden disparar con precisión desde el rango de 12 a 15 pies son difíciles de defender. Esto se debe a los tiros en salto de los defensores de fuerza de rango medio al cierre, lo que potencialmente crea oportunidades para que los hombres grandes anoten baldes fáciles debajo del aro.

2.

Aprende a anotar sin driblar, ya que esto aumenta la presión sobre la defensa. A los defensores se les enseña a no ceder puntos en la pintura porque los tiros de corto alcance se consideran oportunidades de puntuación de alto porcentaje. La mayoría de las defensas renunciarán al tiro de salto de rango medio porque es un porcentaje de probabilidad de puntaje más bajo, a menos que un guardia de tiro esté apagado desde esa distancia. Simplificar los intentos de tiro otorgará a los guardias de tiro oportunidades adicionales de puntuación. Esto se puede lograr aprendiendo a anotar sin driblar. Un tirador puro fuerte puede atrapar y disparar en menos de un segundo. Esto disminuye la posibilidad de un defensor de reaccionar a tiempo.

3.

Aprende a jugar una dura defensa perimetral. Cuando un escolta no está anotando, debe estar desviando las posibles oportunidades de gol frente a la oposición en defensa. La agilidad y la rapidez son las claves para convertirse en un jugador defensivo fuerte, que se puede lograr en ejercicios de práctica en equipo y ejercicios de fuerza y ​​acondicionamiento. Una combinación de ejercicios para la parte superior del cuerpo y la parte inferior del cuerpo puede ayudar a los jugadores a aumentar su explosividad, lo que en consecuencia aumenta el rendimiento tanto en ataque como en defensa.

4.

Practique la técnica de manejo de la pelota para convertirse en una mejor amenaza de puntuación. Además, aprenda cómo anticipar el próximo movimiento de un defensor para convertirse en un pasador fuerte. Mover la pelota en la ofensiva de media cancha desgasta la defensa y a menudo genera un intento de tiro abierto. La fuerte anticipación de cómo va a reaccionar un defensor al movimiento de la pelota, ya sea un pase o una penetración de dribble-drive, le permite al guardia tomar la mejor decisión posible en la ofensiva. Los mejores guardias de tiro muestran una alta aptitud para la conciencia, especialmente al salir de las pantallas. El pick and roll es prácticamente imparable cuando un guardia de tiro puede salir de una pantalla para perforar un tiro en salto de rango medio o entregar un pase rápido a un hombre grande en la pintura para una colocación fácil.